Caleb Yoder

Caleb Yoder

Mi participación en la convención de Pittsburg fue algo muy enriquecedor. Yo trabajé con el grupo de intérpretes. Teníamos la meta de proveer servicios de interpretación y traducción de documentos para que los delegados hispanoparlantes pudieran aprovechar plenamente la convención. Fue una oportunidad buena para conocer a los líderes de la iglesia menonita hispana y a la vez experimentar la reunión de tantos sectores de la iglesia nacional.

Desafortunadamente me enfermé con bronquitis la semana de la convención, así que no pude interpretar mucho. En vez de eso, me senté en la mesa de los delegados hispanoparlantes para tomar apuntes. Disfruté de la conversación y aprendí de los temas que las iglesias hispanas traen y su manera de hacer decisiones que es algo diferente de los anglos. Las iglesias hispanas, al igual que las anglos, requieren de mucha conversación cuidadosa para hacer decisiones, pero no precisan la cantidad de documentos escritos que los anglos prefieren tener. Sin embargo, sí había mucho interés en lo que decía el “Plan con Propósito” de la denominación. Fue grato hacer enlaces con ellos.

La vida de la iglesia de Cristo va más allá del nivel de las congregaciones. Las convenciones traen muchas oportunidades para que las iglesias se fortalezcan y compartan historias y ánimo y además se forman nuevas relaciones claves para los años venideros.

Caleb Yoder es originario de una comunidad rural de Iowa y actualmente estudia su tercer año en el Seminario Bíblico Anabautista Menonita de Elkhart, IN. Vivió tres años en Honduras con el Comité Central Menonita.