Naún_CerratoHablando con diferentes personas de nuestra comunidad Latina, parece ser que se respira un ambiente de optimismo. El pueblo Hispano se encuentra lleno de motivación como si hubiese recibido una inyección de esperanza ante lo que parece ser una inminente reforma de inmigración. Esta esperanza nació cuando muchos de nosotros nos dimos cuenta que el Presidente Barack Obama había firmado una orden ejecutiva de acción diferida. Esta orden ejecutiva fue un gran alivio para muchos soñadores como yo, conocidos en inglés como los “DREAMers”.

La Acción Diferida ayuda a jóvenes indocumentados, traídos al país por sus padres antes de los dieciseis años de edad, para poder legalizar su estatus migratorio y evitar ser deportados. Hay otros requisitos que deben reunirse para calificar y beneficiarse de esta orden ejecutiva. Los soñadores hemos recibido la clasificación de DREAMers en base a una propuesta pendiente ante el congreso estadounidense, que si es aprobada, nos permitirá obtener nuestra residencia permanente.

Me da mucha alegría saber que muchos de los DREAMers han recibido la aprobación de acción diferida, aunque otros todavía esperan sin conocer aún el estatus de su caso. Me alegro de saber que un buen número de DREAMers asistirá a la Convención de la Iglesia Menonita de EE. UU. en Phoenix, Arizona. Me identifico completamente con estos chicos.

Al igual que todos los soñadores, mi vida era muy difícil porque vivía con un miedo que solo la implementación de una ley justa podía quitar. Sin la documentación adecuada, la vida fue muy difícil para mí. Como joven soñador, mi éxito dependía de Jesucristo solamente. Jesús era el que me motivaba a terminar mis estudios. El haber puesto mi fe en Cristo me ayudó a ser fiel a mis metas para no rendirme y ver mis sacrificios dar fruto algún día. A pesar que no tenía la documentación apropiada para vivir tranquilamente en este hermoso país, sentí que Dios siempre estuvo cuidándome; cuando manejaba, cuando estudiaba y cuando tenía que ir a mi trabajo. De la misma manera que Dios cuidó a José en Egipto, Dios cuidó de mí. Como seguidor de Cristo nunca abandoné mis metas y por la gracia de Dios pude vivir en un mundo de sombras donde las puertas siempre permanecieron cerradas hasta hace poco que fui aprobado bajo la orden de Acción Diferida.

La Acción Diferida me cambió la vida de una manera muy especial; es como que me han dando la oportunidad de jugar en el equipo de baloncesto después de esperar mucho años. Mi aprobación de Acción Diferida me ayudará a cumplir mis sueños. Me hace feliz saber que este logro también me permitirá participar con las exigencias legales del Estado de Indiana. Antes de la Acción Diferida, de nada me servía el titulo de universidad que había obtenido. Había alcanzado esa meta pero no podía beneficiarme de mis estudios. Tener un título universitario y no poder usarlo es algo lamentable. Es como lo que dice Proverbios 26:7: “Inútil es el proverbio en la boca del necio como inútiles son las piernas de un tullido”.

Con la Acción Diferida ya no tengo excusa para no seguir soñando y realizar mis metas. La Acción Diferida me ha dado la oportunidad de explora áreas de oportunidades que antes no podía.

Quiero terminar por darles un poco de ánimo a todos los hermanos y hermanas DREAMers que no asistirán a Phoenix 2013. Es normal estar desanimado, especialmente cuando se trata de una oportunidad única como esta. Yo recomiendo que no pierdan la fe y que crean en Dios. Quizás sus casos están siendo revisados o trasladados a otra oficina. Eso pasó con mi solicitud de Acción Diferida cuando mi caso fue trasladado a las oficinas de Nebraska para ser revisado.

—Naún Cerrato es un DREAMer menonita, quien vive en Elkhart, Indiana y es miembro del concilio de la Iglesia Menonita del Buen Pastor en Goshen, Indiana. Nació en Choluteca, Honduras y lo trajeron a EE. UU., antes de los 16 años. Pasando muchos sacrificios y duro trabajo, el pudo obtener un diplomado en administración de negocios. En la actualidad el está completando su grado en administración en la universidad de Indiana en South Bend (IUSB, por sus siglas en inglés).

—–

Las opiniones de los bloggers son las suyas propias y no reflejan necesariamente los puntos de vista de la Iglesia Menonita de EE. UU. Los bloggers fueron seleccionados para representar la diversidad de nuestra iglesia y ofrecer reflexiones sobre la convención, basadas en sus propias experiencias y perspectivas.